MIRAMOS AL MUNDO CON LOS OJOS CURIOSOS DE UN NIÑO,
RECORREMOS LOS ESPACIOS CON LOS SENTIDOS
Y ESTAMOS RECEPTIVOS A CUALQUIER ESTÍMULO.
BUSCAMOS HISTORIAS QUE NOS EMOCIONEN,
PARA HACERLO SALIR AL EXTERIOR EN FORMA DE IMÁGENES.